15 mar. 2017

Bocata cien por cien saludable

Taller de consumo de pescado

En la jornada de ayer participamos en un taller organizado por la Consellería del mar: "Ponlle as pilas ao teu bocata". Su objetivo es que el alumnado conozca los beneficios del consumo de pescado y mariscos y se anime a introducirlos en su dieta diaria en forma de bocadillos, ensaladas y otros platos que suelen gustar a estas edades como las croquetas o la empanada.
Durante la sesión aprendimos de dónde proviene la idea de enlatar los alimentos y qué tipo de envases hay para su conservación, entre otras cuestiones. También participamos en un trivial sobre estos contenidos y finalmente probamos bocadillos saludables de distintos ingredientes. 


Composición nutricional del bocata

Después de tomar los bocadillos pasamos a la parte científica y matemática, ya en el aula estudiamos su composición nutricional utilizando la base de datos de composición de alimentos, "bedca".
Esta actividad realizada en 1º de ESO es similar a la que ya hicieron los de 2º de ESO para el desayuno y que se relata en la entrada "Comiendo de cien en cien".

Energía: ¿qué estoy comiendo? ¿cuánto estoy comiendo?

¿De qué nutrientes proviene la energía del bocata?. Cada ingrediente tiene una distribución diferente en cuanto a porcentaje de grasa, proteínas e hidratos de carbono. En bedca se representan con un diagrama de barras de colores, azul para la grasa, rojo para las proteínas y verde para los carbohidratos. Para visualizar este reparto utilizamos una plantilla en la que cambiamos el diagrama de barras por una cuadrícula. Así vemos de forma rápida si un ingrediente es rico en hidratos de carbono, grasa o proteínas.

Toma de datos de la composición de los bocadillos en "bedca"
Imagen del reparto de la energía en cada bocadillo

Es importante observar que lo que vemos es una distribución no una cantidad. Cada gráfica contiene el reparto de energía pero no las kcal que se han consumido.
A medida que íbamos pintando las gráficas algunos alumnos se sorprendían al ver la cantidad de azul de algún ingrediente, como las aceitunas, o de que no todos los alimentos contuviesen los tres colores.
La noción de cantidad (tamaño de la ración en peso), se estudia a partir de la toma de datos adicionales, los gramos de cada ingrediente. Para ello utilizamos una segunda plantilla en la que se anotan los componentes en gramos (también tomados de bedca). Pasar de los componentes a la energía requiere multiplicar los gramos de grasa por nueve, y los de proteínas e hidratos de carbono por cuatro.
Una vez hecho el cálculo aparecen los repartos energéticos de la plantilla anterior. El objetivo es comprender que un gramo de grasa no aporta la misma cantidad de energía que un gramo de proteínas. El beneficio o perjuicio del tipo de grasas y de hidratos de carbono requieren un estudio aparte. De momento queremos ver qué comemos utilizando los contenidos matemáticos subyacentes, razón, proporción, medir y comparar, que nos ayudarán a mejorar nuestra alimentación.